viernes, 10 de septiembre de 2010

Standstill y la emoción pura

La debilidad en las piernas, junto con la dificultad para respirar, es un claro síntoma de que algo ha ido muy bien. Ayer, al levantarme de mi asiento tras el concierto de Standstill en el Altaveu (Can Massallera, Sant Boi), apenas me sostenían las piernas. Me costaba articular frases largas. Yo creo que me brillaban los ojos y sólo tenía ganas de abrazar a mi amiga Anna y de explicar que aquello había sido brutal a los que no habían estado.

Standstill presentaban por segunda vez (tras el PS) su espectáculo audiovisual Rooom, en el que tocan íntegro y en orden su triple disco Adelante Bonaparte arropados por tres pantallas donde se iban proyectando acertados pasajes. El momento álgido (¡de tantos, de tantos!) fue el paso del capítulo I al II del disco, con ese tema enorme en dos partes que da nombre al disco. Cuando nos metieron con unos pocos golpes de efecto en su habitación, con planos que cambiaban a un ritmo trepidante y emocionante. De emoción va Rooom. Es emoción pura, impacto, es dar protagonismo a la música, a la atmósfera creada. Es un sonido perfecto, preciso, que estalla cuando debe hacerlo y se amansa cuando debe también. Es la demostración de que Standstill son un grupo enorme, de calidad más que probada e impactante, pero que prefiere ser modesto y rendirse ante la música, seguir creciendo aunque tengan que romper el techo. 10 horas después aún no he recuperado el ritmo normal de mi respiración.

2 comentarios:

latacones dijo...

Vaya! Nunca me habían convencido de una manera tan contundente de que necesitaba urgentemente escuchar una música nueva!

j dijo...

tus palabras me recuerdan cuando los ví en el apolo; ya sé que no es justo comparar emociones, pero no recuerdo haberme emociado con tanta intensidad en ningún concierto.

en el concierto del apolo mezclaron como sólo ellos pueden hacer el último trabajo y el viva la guerra, incluso con alguna incursión en el pasado, como poema nº3 que escuché por primera vez a 900 km de aquí.

chica, me has dado TANTA envidia, que no me he podido resistir (aunque tb están en el BAM con 12 músicos en el escnario!?) de comprarme una entradita para el Auditori. así, como quien busca una dosis más. creo que,mirándolo así, según mi opinión, deberías pedirles comisión ;P

bss

j