martes, 20 de julio de 2010

Todo lo que podría(mos) haber sido

Hace unos meses pensé en crear un blog paralelo a este, sin la limitación de la música, sólo con la idea de que las cosas pasasen en el marco de Barcelona. Se supone que habría otra parte que tuviera ese marco en Granada. Pero eso ya no va a ser. También es cierto que me cuesta ceñirme a la música desde un punto de vista puramente informativo. Sería muy aburrido entonces, no?

Por Sant Jordi mi hermano me regaló un libro y hace una semana un chico lo estaba leyendo en la playa, en la toalla más próxima. Y entonces escribí esto, que no es una crítica bien hecha porque le faltan elementos informativos:

Una amiga trabajaba en la productora de la película No me pidas que te bese porque te besaré, la primera como director de Albert Espinosa. Es por eso que fuimos a un pase privado previo, el primero y único de mi vida. No me gustó esa peli, aunque sí y mucho Mi vida en 65’, y cuando pongo lavadoras me acuerdo de una de sus secuencias.

A Albert Espinosa lo veía en el antiguo programa de tarde de BTV; alguna vez me han llegado correos suyos a mi email, justo a raíz del pase previo aquel. En el último nos decía que publicaba su primera novela Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no hubiéramos sido tú y yo. Creo que se le dan muy bien los títulos. Parece una buena persona que todavía cree en el poder de la gente, de la buena gente. Me cae simpático aunque no lo conozco.

Su libro fue uno de los más vendidos en la pasada edición de Sant Jordi, tras best sellers y mediáticos. Es una novela de ciencia ficción, donde existe la posibilidad de dejar de dormir tras inyectarse la vacuna correspondiente. Los que duermen empiezan a ser los raros… En ese mundo está Marcos, que acaba de perder a su madre, con la que mantenía una estrecha y rara, muy rara, relación. No estoy muy de acuerdo con que fuera la ideal y correcta, como idealiza Marcos. Un terapeuta diría muchas cosas de esa relación madre-hijo.

En esa noche sin sueño suceden una serie de cosas que son las que Espinosa nos cuenta. Una novela entretenida y amable, sin mucho más, donde aparecen algunos de los leif motiv del autor: el amor, el sexo, las relaciones, el destino…

A la madre de Marcos le gustaba lanzar sentencias, algo que yo ya casi no soporto, que me parece de inflexibles, snobs y gente poco real. Una de las pocas que me he apuntado es que en la vida, el amor y el sexo hay que ser valientes.

Habría que analizar ahora qué entendemos por valentía. Yo incluyo huir de las personas que hablan con sentencias.

1 comentario:

j dijo...

aún recuerdo el shock cuando ví "Mi vida en 65´" un disparo en todo el pecho. Impactante.

Tampoco me gustó la peli "No me pidas..." me gustó por el título, pero se quedó en poco más. También le ví el "5 lecciones de baile" en la Villarroel. Mejor.

me gusta la ciencia ficción, pero algo más sucia, más punk, o sino, muy absurda. pero después de tu crítica creo que no leeré el libro...pobre albert! una venta menos ;)

creo que la valentía es lo contrario del miedo, o sino lo contrario, la manera de aceptarlo y superarlo. suelo decir que la gente se mide por su grado de desesperación, y ciertas huidas hacia adelante pueden sonar a valentía (uy, creo que me he puesto "sentencioso" sorry!)

bss

j

ps1. las ramblas como mejor están son bombardeadas. cdo llegé a bcn lo primero que aprendí fue como esquivar las ramblas.

RE: Nunca había escuchado lo de que se puede conocer a una persona por la playa a la que va...qué raro!! anyway, mis playas favoritas son las de menorca: sonosaura, macarellleta, la playa de las tortugas,.... mientras menos gente, mejor( y sin bañador much better). por eso bcn y sus millones de gente, y la mandra que me hace viajar para ir a la playa hace que pase de ir muchos días.