domingo, 25 de abril de 2010

Grandes misterios de la humanidad

Hace tiempo leí, creo que en indiespot (de los que me declaro seguidora), sobre la gente que va a los conciertos y que no se sabe bien porqué lo hacen. Esa fauna. Llego mosqueada tras el concierto de ayer de Niños Mutantes en Sidecar. Para comenzar, no me gustan los conciertos en Sidecar, me entra claustrofobia, hay poco aire que respirar y no es un espacio agradable para alguien de poca altura.

Bien.

Ayer experimenté ese gran clásico del sufrimiento (del)moderno: los pesados que molestan en los directos. ¿Por qué alguien paga 15 euros o más para tomar cervezas y HABLAR con el amigo? y encima suele ser una tía que en momentos puntuales se agita pensando que es lo más y tiene voz chillona y te enteras de todo. Luego están los fanes masculinos algo raros que hacen bromas internas gritando demasiado y que también gritan las canciones; los que van a los conciertos a dejarse el sueldo en copas y no paran de moverse por toda la sala...

En fin. Que no tuve las mejores condiciones para ver a los mutantes. No me acabó de convencer su actuación, aunque me declaro seguidora. El setlist no fue de mis preferidos, ya que comenzaron con las que me parecen más flojas de su último trabajo y recuperaron otras que tampoco son de mis favoritas (a pesar de que tengo muchas). Se fue animando la cosa a mitad de concierto, pero entre mi cabreo, el agobio que me provoca esa sala y que la voz de Juan Alberto no se apreciaba como debiera, no disfruté lo esperado.

Conclusiones:
1.no creo que regrese al Sidecar para ver un concierto
2.educación por favor: a beber y hablar, a tu casa, la calle o el bar de la esquina (que es más barato)
3.es muy interesante ir con alguien que no comparte tus gustos, amplía tu punto de vista sobre el concierto en cuestión

Creo que no copié el enlace con el último programa, en el que hablamos con Álex de Klaus & Kinski y escuchábamos algunos de mis grupos favoritos de Granada. Aquí está: http://www.megaupload.com/?d=ZX3NKI6T

Gracias por escuchar!

No hay comentarios: